fbpx

11 Oct La cicatriz de episiotomía o desgarro

Las de episiotomía o desgarro son dos de las cicatrices más molestas con las que una mamá puede tener que lidiar tras el parto. La episiotomía es el corte que se hace con tijeras o bisturí en el periné de una mujer durante el parto para facilitar la salida del bebé. El desgarro, por otro lado, es la laceración que puede producirse con el paso del bebé durante su expulsión.

¿Cuánto tiempo tarda en curarse la herida? ¿Cómo debemos cuidar unas cicatrices situadas en esta zona? ¿Cómo podemos favorecer la recuperación del tejido?

La herida de episiotomía o desgarro

La episiotomía o el desgarro son cortes que afectan de forma directa el suelo pélvico: el conjunto de músculos y ligamentos que sujeta los órganos internos del abdomen, como los aparatos digestivo, urinario y reproductor. El suelo pélvico es el responsable, entre otras cosas, de controlar la continencia urinaria y anal además de tener un papel primordial en la respuesta sexual como la sensación del orgasmo femenino.

Tras una herida como ésta, el suelo pélvico va a precisar cuidados para lograr recuperarse por completo, de forma que pueda recuperar sus funciones sin problema.

Tras el parto con episiotomía o desgarro, te pondrán puntos para suturar la herida, los cuales tardarán entre 2 y 3 semanas (¡como mucho!) en caerse o reabsorberse, en la mayoría de los casos. Si durante este tiempo la herida se reabre antes de haber cicatrizado del todo, debes consultar con el personal sanitario qué conviene hacer, si dejarlo curar solo o si es necesario volver a suturar.

Cuidados de la cicatriz

Limpieza e higiene

La clave de los primeros cuidados de la cicatriz de episiotomía o desgarro es la higiene. Mantener la zona siempre limpia evitará infecciones y favorecerá la velocidad de curación de la herida. Al encontrarse la cicatriz en una zona tan delicada, es importante que extremes las precauciones:

  • Limpieza. Debes limpiar la herida cada vez que utilices el baño o tomes una ducha. Lo mejor es hacerlo con agua tibia y jabón neutro.
  • Secado. Es muy importante que la herida se mantenga seca. Tras el lavado, puedes secarla con una toalla limpia o papel higiénico suave, siempre dando pequeños toques y nunca frotando el tejido contra la piel.
  • Aprovecha para dejar la herida al aire libre siempre que puedas. La mejor forma de que cicatrice una herida es dejarla al aire libre, pero al encontrarse en el periné es más difícil tener la ocasión de hacerlo en el caso de la herida de episiotomía o desgarro. Aún así, aprovecha los ratos que pases en casa. Puedes ponerte camisones sin ropa interior para permitir que la herida respire.

Conviene que laves la herida cada vez que te duches o utilices el baño.

Cómo sentarse con una cicatriz en el periné

Entre las grandes molestias de la cicatriz de episiotomía o desgarro, se encuentra la del dolor al sentarte. Tú misma irás descubriendo de qué forma te molesta menos, pero te recomendamos empezar por probar a sentarte sobre el glúteo contrario al lado donde se ubica la cicatriz. Lo mejor es que lo hagas en superficies firmes y rectas, y que evites cojines o almohadones.

“¡Hasta mi ropa interior me molesta!”

Otro punto a tener en cuenta es la utilización únicamente de ropa interior de algodón, al menos mientras sigas teniendo los puntos, y es importante que evites la ropa muy ceñida.

La ropa interior, mejor de algodón.

Cómo favorecer la recuperación del tejido

Regeneración de la piel

Una vez se hayan caído los puntos y la herida esté cicatrizada, puedes ayudar a tu piel a recuperar su elasticidad con una serie de masajes. Para ello, puedes utilizar aceite de rosa de mosqueta o de almendras, o cremas ricas en vitamina E, como te contábamos en el caso de la cicatriz de cesárea. Mantener la cicatriz hidratada mediante esta práctica te ayudará a regenerar rápidamente el tejido afectado y a evitar queloides (crecimientos exagerados del tejido cicatrizal).

Ayuda especializada en recuperación postparto

Las posibles consecuencias de la episiotomía o el desgarro son muchas: desde adherencias subcutáneas hasta incontinencia urinaria o fecal, pasando por dolor y molestias en la zona del periné, especialmente durante las relaciones sexuales con coito.

En muchas ocasiones, el personal sanitario te recomendará acudir a un fisioterapeuta especializado en recuperación postparto para ayudarte a recuperar por completo las funciones del suelo pélvico, evitar adherencias internas y aliviar poco a poco los dolores relacionados. También puede beneficiarte mucho la terapia de recuperación con INDIBA, un tratamiento de radiofrecuencia que acelera la recuperación natural del cuerpo. Podrás notar cómo te alivia las molestias y el dolor en poco tiempo.

El masaje perineal por parte de un fisioterapeuta especializado sirve para prevenir y también para recuperarse de las lesiones de suelo pélvico.

 

La herida de episiotomía o desgarro suele ser dolorosa, y el proceso de cicatrizado puede hacerse muy molesto, ¡pero no te aflijas! Con el tiempo, el tejido afectado sana, las terminaciones nerviosas se vuelven a conectar entre ellas y la cicatriz se puede disimular hasta casi desaparecer.

Por otro lado, no dejes de buscar la ayuda de un profesional especializado en la recuperación del suelo pélvico por herida de episiotomía, porque sabrá acompañarte de la mejor forma a lo largo de todo el proceso.

Sin comentarios

Publicar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies